DE QUE SE TRATA

Yacyretá genera energía al 30% por la bajante del Paraná más grande en 77 años

La represa hidroeléctrica Yaycretá genera sólo el 30% de su capacidad a raíz de la bajante histórica del río Paraná, que llegó en junio a su peor nivel en 77 años. Tras un segundo semestre de 2019 con un nivel de precipitaciones más bajo que lo normal en la cuenca del Paraná que aporta a la represa, la tendencia se acentuó en 2020, que fue el quinto año más seco desde 1961. Los récords se volvieron a batir en 2021 y hay que remontarse a 1944 para encontrar una situación peor. La entidad binacional Yaciretá pronostica que es muy probable que la bajante del Paraná se profundice en los próximos meses. El director ejecutivo de la entidad, Ignacio Barrios Arrechea, dijo a LPO que "no hay una expectativa de mejoría a corto plazo". "A mediano y largo plazo no tenemos manera de saberlo, esperamos que mejore, es una cuestión de esperanza más que datos concretos, pero en datos concretos no se espera una mejoría en lo inmediato", agregó el Barrios Arrechea. La sala de control de Yacyretá "No hay una solución posible a la falta de agua, es una cuestión climática. No tenemos manera de solucionarlo", indicó el director de la represa. Respecto a las complicaciones que le genera esta situación al suministro de electricidad argentino, el directivo dijo que "el Gobierno tiene seguramente otras alternativas a las que recurrir". "Estamos entregando menos cantidad de energía, cómo se soluciona es una cuestión de cada país", indicó. Por lo pronto, el fin de semana el Gobierno anunció la puesta en marcha de un Fondo de Emergencia Hídrica de $1000 millones, para la asistencia de las provincias y localidades afectadas. Pero además se ve obligado a importar más gasoil para hacer frente al faltante de Yaciretá, que en condiciones normales genera el 13% de la electricidad que se consume en la Argentina. Ante esta situación crítica, el Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo (SINAGIR) pidió a los habitantes de Misiones, Corrientes, Formosa, Chaco, Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires que ahorren agua en el consumo diario y que almacenen agua de lluvia para regar. El director ejecutivo de Yacyretá, Ignacio Barrios Arrechea Barrios Arrechea dijo que la bajante no afecta al funcionamiento de la empresa sino a la facturación a largo plazo. En un contexto de normalidad, la facturación de Yayretá supera los 60 millones de dólares, pero hoy está facturando alrededor de 32 millones de dólares. "Tenemos saldos pendientes con ambos gobiernos y con eso la empresa funciona perfectamente", dijo el directivo. El saldo de Argentina es de 3900 millones de dólares y el de Paraguay 450 millones.

La represa hidroeléctrica Yaycretá genera sólo el 30% de su capacidad a raíz de la bajante histórica del río Paraná, que llegó en junio a su peor nivel en 77 años.

Tras un segundo semestre de 2019 con un nivel de precipitaciones más bajo que lo normal en la cuenca del Paraná que aporta a la represa, la tendencia se acentuó en 2020, que fue el quinto año más seco desde 1961. Los récords se volvieron a batir en 2021 y hay que remontarse a 1944 para encontrar una situación peor.

La entidad binacional Yaciretá pronostica que es muy probable que la bajante del Paraná se profundice en los próximos meses.

El director ejecutivo de la entidad, Ignacio Barrios Arrechea, dijo a LPO que «no hay una expectativa de mejoría a corto plazo». «A mediano y largo plazo no tenemos manera de saberlo, esperamos que mejore, es una cuestión de esperanza más que datos concretos, pero en datos concretos no se espera una mejoría en lo inmediato», agregó el Barrios Arrechea.

La sala de control de Yacyretá

«No hay una solución posible a la falta de agua, es una cuestión climática. No tenemos manera de solucionarlo», indicó el director de la represa.

Respecto a las complicaciones que le genera esta situación al suministro de electricidad argentino, el directivo dijo que «el Gobierno tiene seguramente otras alternativas a las que recurrir». «Estamos entregando menos cantidad de energía, cómo se soluciona es una cuestión de cada país», indicó.

Por lo pronto, el fin de semana el Gobierno anunció la puesta en marcha de un Fondo de Emergencia Hídrica de $1000 millones, para la asistencia de las provincias y localidades afectadas.

Pero además se ve obligado a importar más gasoil para hacer frente al faltante de Yaciretá, que en condiciones normales genera el 13% de la electricidad que se consume en la Argentina.

Ante esta situación crítica, el Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo (SINAGIR) pidió a los habitantes de Misiones, Corrientes, Formosa, Chaco, Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires que ahorren agua en el consumo diario y que almacenen agua de lluvia para regar.

El director ejecutivo de Yacyretá, Ignacio Barrios Arrechea

Barrios Arrechea dijo que la bajante no afecta al funcionamiento de la empresa sino a la facturación a largo plazo. En un contexto de normalidad, la facturación de Yayretá supera los 60 millones de dólares, pero hoy está facturando alrededor de 32 millones de dólares.

«Tenemos saldos pendientes con ambos gobiernos y con eso la empresa funciona perfectamente», dijo el directivo. El saldo de Argentina es de 3900 millones de dólares y el de Paraguay 450 millones.

Fuente: https://www.lapoliticaonline.com.ar

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar