DE QUE SE TRATA

Se cumplen cinco años del brutal ataque a la comisaría de San Justo

El 30 de abril de 2018, una banda criminal intentó liberar a un detenido de la dependencia policial. Durante el hecho, se produjo una balacera en la que una agente de la Policía Bonaerense fue herida de gravedad. ¿Cómo está la comisaría hoy?

El 30 de abril de 2018, un grupo de criminales irrumpió en la Comisaría 1ra. de San Justo para intentar liberar al detenido Leandro Aranda. En medio del violento ataque, balearon a una agente de la provincia de Buenos Aires, Rocío Villarreal, y, luego, escaparon. Sin embargo, con el correr de los días, los involucrados fueron detenidos. A cinco años del intento de copamiento, ¿cómo está la comisaría hoy?, ¿qué cambios se generaron en el lugar? Fuentes policiales hablaron en exclusivo con El1 Digital para contar cómo es la situación de la dependencia policial en la actualidad.

Uno de los puntos en que se puso el foco tras el ataque a la seccional fue la superpoblación de las comisarías. De acuerdo a los voceros de las fuerzas de seguridad, la situación cambió. “La comisaría tiene capacidad para 46 detenidos y solo hay cinco detenidos demás en la seccional, están bien en relación a la capacidad. Hay que tener en cuenta que es una de las comisarías que más se controla cuando hay auditoría”, detallaron.

Otro punto es el de la seguridad del lugar. En relación a los cambios que debieron generarse, a un año del hecho representantes del lugar habían explicado que se sumaron oficiales para vigilar durante la noche. “Lo que ocurrió terminó de manera bastante trágica, pero pudo haber sido peor. Por eso, además de sumar personal en el turno de la noche, se colocaron más cámaras de seguridad tanto internas como externas”, precisaron.

Podés seguir leyendo…

El hecho

El 30 de abril de 2018, Aranda, que se encontraba legítimamente detenido en la Comisaría de San Justo -en orden al delito de Homicidio agravado por el uso de arma de fuego-, decidió su fuga, la cual planificó y comenzó a ejecutar. “Para ello, contó con la cooperación de su defensora particular, la doctora Leticia Tortosa, quien ejerciendo el rol que le ocupó en la empresa criminal le entregó ilegítimamente un teléfono celular, facilitando así que Aranda pudiera organizar su escape con sus cómplices”, precisaron fuentes judiciales.

Así las cosas, valiéndose del soporte tecnológico, Aranda especificó a sus secuaces los pasos a seguir para llevar a cabo el plan, dividiendo roles y funciones: “De esta manera, planificado ya el escape, momentos antes de las 5.05, una persona de sexo femenino, identificada posteriormente como Zahira Bustamante, conjuntamente con seis personas de sexo masculino, se dirigieron en varios vehículos hasta la seccional. Al llegar al lugar indicado, los masculinos descendieron de los vehículos y, contando con por lo menos dos armas de fuego y vestimenta de las fuerzas de seguridad, mientras algunos se quedaron afuera resguardando la zona, otros ingresaron a la comisaría y efectuaron disparos contra el personal policial que se encontraba en la guardia”.

De acuerdo a lo especificado en el requerimiento judicial, los criminales dispararon con claras intenciones de causar la muerte de los oficiales Diego Méndez, Javier Pérez, Adrián Barreto y la sargento Rocío Villarreal, que se encontraban en el lugar. “Villarreal recibió al menos dos disparos, lo que le provocó una herida toracoabdominal derecho con lesión de pulmón derecho, riñón derecho, hígado, diafragma y lesión medular en vértebra N° 12. Lesiones estas que fueron caratuladas como de carácter grave”, especificaron.

También te puede interesar…

Durante el ataque, los agentes de la provincia de Buenos Aires repelieron la agresión de los sujetos. Luego, los criminales “abandonaron la seccional policial, fugándose en los mismos rodados con los que arribaron a excepción de uno de ellos, quien en la huida se descartó del arma y parte de su vestimenta”, detallaron.

Las sentencias

El Tribunal en lo Criminal Nº 4 de La Matanza resolvió dictar veredicto condenatorio a los acusados Leandro Aranda, Zahira Bustamante, Axel Sosa, Sebastián Rodríguez, Fabián D´Angelo y Leticia Tortosa, y veredicto absolutorio a Daniel Rodríguez y Bruno Marullo sin eximentes, sin atenuantes y con agravantes.

El recluso, identificado como Leandro Aranda, recibió una condena de medio siglo por resultar autor de los delitos de Tentativa de evasión y coautor de Tentativa de homicidio agravado por el uso de arma y calificado por la función de las víctimas de resultar miembro de las fuerzas policiales criminis causa en concurso ideal en perjuicio de la administración pública y de la vida de Rocío Villarreal, Adrián Barreto, Javier Pérez y Diego Méndez. Su pareja Zahira Bustamante, ideóloga del plan, y dos cómplices, Sebastián Rodríguez y Tomás Sosa, fueron condenados a la misma pena por resultar coautores.

En tanto, Leticia Tortosa -abogada de Aranda- fue sentenciada a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional en calificación especial para ejercer la abogacía por el término de seis años por resultar autora de facilitación a la evasión en perjuicio de la administración pública -fue quien en una visita previa le entregó al hombre apresado el celular con que se contactó desde el calabozo con el resto de la banda para coordinar su fuga- y Fabián D´Angelo, a ocho años de prisión por resultar partícipe. Así las cosas, Daniel Rodríguez y Bruno Postigo Marullo fueron absueltos por el tribunal.

“Los 50 años están enmarcados en el máximo que nos permite la legislación vigente. Nosotros compusimos la pena basándonos en la cantidad de hechos, la cantidad de víctimas y la cantidad del daño causado, y todo ello ateniéndonos a los mínimos para cada una de las ilicitudes. Nos habría gustado que la pena hubiese sido aun mayor que la que impusimos, pero los límites que nos impone el Código Penal actual restringieron esos deseos”, sostuvo el juez Gerardo Gayol, presidente del tribunal, después de dar a conocer el veredicto.

Fuente: https://www.el1digital.com.ar

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba