DE QUE SE TRATA

ESI: tras el debate por la licitación de materiales, señalan la necesidad de profundizar el programa

Cuando se conoció que se iba a avanzar en la compra, hubo cuestionamientos a la iniciativa. Al respecto, la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, expresó: “Pareciera que el problema es la palabra 'pene', lo que demuestra que hay que seguir trabajando en eso”. Para entrar en la cuestión de fondo, la voz de referentes en la materia.

En los últimos días, un fuerte debate acaparó la atención de los medios de comunicación y las redes sociales. Fue después de conocerse que la Secretaría de Acceso a la Salud de la Nación había llamado a la licitación para hacerse de diez mil penes de madera pulida con el objetivo de emplearlos para talleres de Educación Sexual Integral. La titular de la cartera sanitaria nacional, Carla Vizzoti, enmarcó el debate en una línea de pensamiento: “Son los mismos que no querían aprobar la Ley IVE (Interrupción Voluntaria del Embarazo) con el argumento de que había que hacer educación sexual y, ahora, se oponen”.

En diálogo con El1 Digital, la ginecóloga y docente de la asignatura Salud Integral de la Mujer de la carrera de Medicina de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM), Andrea Díaz, señaló que “siempre que pasan este tipo de cosas es una gran oportunidad para poder debatir sobre este tema”. “No podemos aislarnos ni dejar de tener en cuenta esta situación, debemos pensar la Educación Sexual Integral no solo como ley, sino como necesaria”, enfatizó. “De todas maneras, siempre hizo mucho ruido todo aquello que tiene que ver con lo sexual. Por lo cual, seguramente, a algunos les incomoda, otros lo trabajarán en forma más seria y otros, simplemente, tomarán el dato. Pero si esto sirve para que en nuestra cotidianeidad se instale el tema como disparador, vale la pena”, amplió.

La polémica «tiene que ver con una invisibilización en cuanto a la importancia de la ESI”, expresó Noor Jiménez Abraham.

La ginecóloga afirmó que, en los últimos años, “en la Argentina y en el mundo aumentaron muchísimo las enfermedades de transmisión sexual como la sífilis”. Este escenario deja al descubierto la necesidad de avanzar a pasos sólidos en materia de educación. En este sentido, Díaz resaltó: “La ESI va mucho más allá de enseñarle a alguien cómo colocar un preservativo en un pene de madera”. “También se trata del cuidado del cuerpo, de la salud, el tema de la identidad de género, los derechos que yo tengo como persona a una buena salud, a la atención médica, conocer cuáles son mis derechos respecto a mi cuerpo, incluso para prevenir situaciones de abuso sexual, pero todo esto, por lo menos, sirvió como disparador para que algunos medios de comunicación trabajen el tema”, reflexionó.

La directora de Políticas de Actualización de Conocimientos de la Secretaría de Mujeres, Políticas de Género y Diversidades de La Matanza, Noor Jiménez Abraham, coincidió en que el debate muestra la necesidad de seguir trabajando en un mismo norte: “La polémica desatada con respecto a la licitación para la compra de elementos para dar talleres de Educación Sexual Integral tiene que ver con una invisibilización en cuanto a la importancia de la ESI”.

“A pesar de ser una ley del año 2006, creo que en la mayoría de las familias no adquiere el valor como el de otros contenidos que se dan en la escuela”, ahondó al tiempo que resaltó: “Por un lado, no se le da valor y, por otro, se la desestima”. Los contenidos, debido a la falta de información, generan tensión en distintos ámbitos: “El Distrito no escapa a la situación en general, en cuanto a que hay familias que pueden no estar de acuerdo, pero esto es una ley y como tal hay que acatar”.

La norma “está analizada y pensada en cuanto a su importancia para que una persona pueda comenzar a hablar de los temas que tienen que ver con su sexualidad y con su género desde muy temprana edad. De hecho, en otros países donde este programa ya se aplica hace años, prácticamente, no existe el embarazo no buscado porque desde que están en preescolar los niños conocen cómo cuidar su cuerpo”. Los contenidos, destacó Jiménez Abraham, son centrales en varios ámbitos del desarrollo de las personas en diferentes aspectos de su vida, debido que son muchos y muchas las que “hacen sus elecciones de género mientras están atravesando la etapa escolar”.

Sin lugar a dudas, la comunidad educativa adquiere un rol central en este aspecto. La responsable de la Secretaría de la Mujer y Géneros del Sindicato Unificado de los Trabajadores de la Educación (SUTEBA) de La Matanza, Natalia Hernández, confirmó que “la efectiva implementación de la ESI es una gran demanda de la docencia y, principalmente, de las y los estudiantes en las escuelas”. “Desde el año pasado, es una gran preocupación porque en la pandemia casi no existió la ESI. Sabemos que los casos de abusos hacia las infancias aumentaron y también la violencia de género”, amplió. En relación a la polémica, apuntó: “El revuelo vino, principalmente, de la oposición derechista y sectores conservadores, que por supuesto se resisten”.

Además de cuestiones vinculadas a la escasez de recursos y la falta de inversión, Hernandez objetó que “desde la aprobación de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), es también una necesidad que el aborto legal esté como contenido de la ESI”. “Es decir, no puede ser una mirada biologicista y de cuidados, necesitamos una mirada integral”, subrayó.

El debate, que empieza a mostrar sus límites, se nutrió del golpe de efecto de los titulares, pero no ofreció una lectura de fondo. Sin embargo, los cuestionamientos se hicieron sentir en las redes, en los paneles televisivos y en las sobremesas. En el medio, se perdieron otras noticias que no tuvieron la misma repercusión y, desde luego, no despertaron igual repudio. Mientras, los días pasan, y los chicos y las chicas quieren o, mejor dicho, necesitan, saber.

Fuente: http://www.el1digital.com.ar

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar