GREMIALES

A 30 años del Grito de Burzaco, la Central homenajeó a Alberto Piccinini

Las puertas de la sede nacional de la CTA Autónoma fueron el escenario de un sentido homenaje al cofundador de la CTA e histórico dirigente metalúrgico fallecido hace pocos meses. La actividad contó con la participación de numerosos dirigentes y allegados a “Pichi”.

El cantante de tango Esteban Riera le puso música y arte a la tarde del viernes en las calles del barrio porteño de Almagro. También se compartió un video donde se recordó el recorrido y las luchas a las que el dirigente les puso el cuerpo. Durante el acto se designó al Salón de Actos de la Central con el nombre Alberto Piccinini.

Ricardo Peidro, Secretario General CTA Autónoma, estuvo a cargo de la apertura: “Es conmovedor ver la historia de Alberto, que no es la historia individual, sino que es del héroe colectivo, porque no se concibe de otra manera. Cuantas veces en nuestra vida militante decimos ¿hace falta hacer más?, y el ejemplo de Alberto es de esos que nos enseñan que la militancia es eterna. Perder, caerse, levantarse, ganar, y así hasta la victoria o hasta el final de los días. Alberto entró a la cárcel militante, salió de la cárcel militante y siguió tratando de transformar la realidad”.

Luego tuvo lugar el recuerdo de Juan Actis, referente de la Lista Marrón y compañero de Alberto Piccinini: “Con Alberto fuimos amigos del barrio y compañeros de lucha, de fábrica, de cárcel, y sobre todas las cosas compañeros y hermanos de la vida. El objetivo siempre fue claro: defender los derechos de la clase trabajadora. Ahí nunca dimos ningún paso atrás. Es un compañero al que mirar y seguir como un espejo. Su lucha y su muerte no será en vano, quedará la semilla para los que vengan”.

La mención del Profesor Ernesto Rodríguez, autor de los libros sobre “El Villazo” y sobre Alberto Piccinini: “Hay una famosa frase de Walsh en el Cordobazo que sostenía que las clases dominantes siempre han procurado que los trabajadores no tengamos historia. En Villa Constitución tenemos historia, tenemos doctrina, tenemos héroes y nos gustaría no tener tantos mártires, porque en Villa la represión fue atroz. La experiencia colectiva nunca se perdió porque hubo personas como Alberto Piccinini, Juan Actis, que nos enseñaron a mantener viva la memoria, y por eso debemos recordarlos”.

Marcelo Cortés, Secretario General CTA Autónoma Villa Constitución, fue el siguiente orador: “Pichi es el orgullo de los villenses, porque más allá de todo ha sido un compañero que ha tenido sueños colectivos no solamente desde lo gremial, sino en hacer una transformación en cada uno de los vecinos de nuestra ciudad. El compañero fue nombrado Ciudadano Ilustre en Villa Constitución. Nosotros pudimos ver su liderazgo porque cuando salió en libertad lo primero que hizo fue ir a nuestras casas a ver como estaban los compañeros y compañeras que habían sufrido la represión”.

Después fue el turno de Silvio Acosta, Delegado General de la Comisión Interna de Acindar: “A Pichi lo recordamos con mucha alegría. Estamos muy orgullosos de tener dentro de las filas del clasismo del movimiento obrero a compañeros como el Pichi, que para los que no los conocen, fue el tipo que peleó contra la burocracia sindical y peleó por más libertad y democracia sindical. Fue el que peleó y le puso el cuerpo a la lucha contra la dictadura militar. Fue el que nos enseñó a discutir a fondo nuestras ideas en los comedores”.

Manuel Casas, Secretario Adjunto de la UOM de Villa Constitución trajo el saludo de todos los metalúrgicos de Villa Constitución: “El agradecimiento a ustedes y al mismo Alberto que nos ha dejado un legado tan grande y un desafío enorme para nosotros recibirlo, que todo el tiempo trabajamos para tener en lo más alto a la UOM de Villa Constitución”.

Habló además Guillermo Díaz, de FETERA, quien agradeció a la Central y valoró enormemente la participación de tantos compañeros y compañeras: “Nos gustan los homenajes obreros y de lucha. Es una motivación para la militancia tener compañeros como Alberto, o como Juan Actis. Hemos tenido diferencia, nos hemos peleado, pero nunca le dimos pasto al enemigo y jamás abandonamos el barco”, destacó Díaz al tiempo que recordó una serie de situaciones que vivió junto a Alberto Piccinini: “Este homenaje es en la calle, y en la calle peleando. Hasta la victoria siempre, Pichi”.

Claudia Baigorria, Secretaria Adjunto CTA Autónoma, hizo llegar su saludo a las y los compañeros de Pichi, como así también a su familia y amigos.

Acompañado por Daniel Piccinini, hijo de Alberto, el secretario Adjunto CTA Autónoma, Hugo “Cachorro” Godoy, fue quien estuvo a cargo del cierre de la jornada: “Lo conocí personalmente en la cárcel, una que por suerte no está más. Hay otras que están llenas de pibes, porque la represión no paró, aunque tal vez ahora tenga otras formas. La pérdida de Pichi nos dolió mucho a todos y recordarlo es una manera de hacer un puente, en un tiempo donde como clase y pueblo estamos muy jodidos pero no renunciamos a la esperanza, por eso necesitamos alimentarnos de ejemplos como Pichi, para que las nuevas generaciones puedan agarrar la antorcha y llevarla para recuperar el sentido de lo colectivo, de vivir como se habla”.

Un imprescindible

Alberto José Piccinini nació en La Vanguardia, Santa Fe, el 9 de mayo de 1942. Haciendo honor al nombre de la ciudad que lo vio nacer, estuvo desde siempre en las luchas obreras.

Fue dirigente de la UOM de Villa Constitución y uno de los organizadores del Villazo, la huelga general que conmovió a todo el país entre 1974 y 1975, cuando en Argentina y en el mundo comenzaban a aplicarse las políticas neoliberales.

“Pichi”, como le decían sus amigos, compañeros y compañeras, comenzó su acción sindical y gremial en la fábrica siderúrgica de Acindar y en ese ’74, la lista Marrón, que él encabezaba y que representaba al sector más combativo, ganó por el 64% de los votos.

Desde entonces y hasta el golpe militar de 1976, la clase obrera organizada del cordón industrial del Paraná protagonizó asambleas multitudinarias, medidas de fuerza y protestas en defensa de la industria nacional y de los derechos de la clase.

En Acindar hubo 8 detenidos desaparecidos. Piccinini estuvo varios años encarcelado durante la dictadura militar, hasta que fue liberado el 6 de diciembre de 1982.

Tras la recuperación de la democracia, encabezó la lista 6 de diciembre, la Marrón, que en 1984 se impuso nuevamente, pero con casi el 80% de los votos. Fue ese gran triunfo el que posibilitó normalizar el sindicato y convertirlo en bastión contra las políticas de flexibilización laboral de los ’90.

Piccinini siempre hizo pública su formación marxista y entre 2001 y 2005 fue diputado nacional como parte del Partido Socialista Auténtico. Fue el primer secretario de Relaciones Internacionales de la CTA, cofundador de la Central junto a Víctor De Gennaro, Marta Mafei y otros compañeros y compañeras. También fue fundador y Secretario General de FETIA.

El día que se conoció su muerte, no hubo un trabajador siderúrgico que no lo sintiera. Carlos Del Frade, lo reconoció como una «expresión histórica del sindicalismo combativo».

Abuelas de Plaza de Mayo de Rosario también lo homenajearon: «Su lucha por los derechos de los trabajadores nos marcará el camino para recordarnos que la construcción de un país mejor es y será siempre de la mano de lo colectivo».

Dirigentes de la CTAA Bonaerense en el Salón de Actos Alberto Piccinini de la CTAA Nacional

Fuente: Equipo de Comunicación CTAA Nacional

Fotos: Luciano Dico

Fuente: ctabuenosaires.org.ar

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar